Posts

Hospitales asesinos y covid-19 en México

Ilustración: Haven Morales

 

Advertencia de contenido: muerte

México está enfrentando una crisis que solo se puede empeorar mientras Covid-19 sigue impactando el país. Después de años de negligencia, el sistema de cuidado de salud mexicano está enfrentando una avalancha de casos de Covid-19 que los hospitales no están equipados para manejar. Mientras la necesidad de atención médica crece y los recursos escasean, los hospitales están experimentando un nivel abrumador de muertes.

 

El sistema de cuidado de salud de México consiste de opciones privadas y públicas. El gobierno mexicano ofrece tres sistemas públicos: el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) y el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS). INSABI es la versión renovada del programa Seguro Popular, el programa de cuidado de salud anterior que proveía cuidado a mexicanos de bajos ingresos. El ISSSTE es el programa diseñado para proporcionar cuidado de salud y seguro social a los empleados del estado y sus familias. El IMSS es la organización que proporciona cuidado de salud a empleados del sector privado y extranjeros trabajando en México. En los dos programas del ISSSTE e IMSS, los empleados deben de hacer contribuciones y son descontados de sus salarios para mantener cuidado de salud.

 

El gobierno mexicano gasta poco en programas de salud. En 2019 el gobierno gastó 2.8% de su Producto Interno Bruto (PIB) en el sistema de salud del gobierno. Esta tendencia continuará según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico; en medio de una pandemia global en 2020, México descendió aún más a solo 2.5%. La Organización Panamericana de la Salud (OPS), la oficina regional de las Américas para la Organización Mundial de la Salud, recomienda que los países dediquen por lo menos 6% de su PIB al gasto público de salud.

 

Mientras el gobierno mexicano sigue gastando menos en el cuidado de salud, la población ha mantenido un aumento constante- creciendo por más de 15 millones de personas de 2010 a 2019. El Covid-19 ha azotado México con más de un millón de casos reportados y más de 140,700 muertes a partir de enero. El Banco Mundial también observó que solo había 1.5 camas de hospital disponibles por cada 1,000 personas en 2015 y 2.4 médicos por cada 1,000 personas en 2017. Estas estadísticas se han exacerbado aún más por causa del Covid-19. La combinación de una mayor demanda de camas de hospital debido a Covid-19 y la falta de fondos suficientes para el sistema de salud ha creado un nivel de atención médica inadecuada y, en muchos casos, a negligencia médica. 

 

A principios de noviembre 2020, El Universal reportó que 10% de hospitales Covid-19 en México estaban a capacidad completa. Este reporte observó que por lo menos 94 de los 949 hospitales estaban reportando que ya no tenían camas disponibles, respiradores o espacio en sus unidades de cuidados intensivos. Los hospitales públicos y privados ahora enfrentan el problema de llegar a capacidad completa.

 

En una queja compartida con Metropoli, un grupo de trabajadores de un hospital del ISSSTE reportaron que el hospital se estaba convirtiendo en una base de contagios de Covid-19 porque pacientes de covid estaban siendo mezclados con pacientes que no habían estado expuestos a Covid. El hospital también no se estaba desinfectando apropiadamente. En un artículo del New York Times, varios doctores y enfermeras admitieron que habían visto muchos casos de muertes evitables causadas por negligencia. Ellos contaron casos de pacientes muriendo por causa de personal sin experiencia accidentalmente desconectando el equipo de soporte de vida, señales vitales que no fueron monitorizadas y camas que fueron abandonadas. 

 

Antes de covid-19, quejas sobre negligencia médica en contra del sistema de salud ya eran comunes. De acuerdo a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), en 2019 hubieron 17,358 quejas oficiales sobre negligencia médica reportadas a la comisión. Estas estadísticas de 2019 muestran un incremento de 22% en quejas hechas desde 2016 y sólo cubren las quejas oficialmente reportadas. Una entrevista con Fernando Aviléz Tostado, el presidente de la fundación No Más Negligencia Médica, observó que estas cifras son estimados extremadamente bajos del número actual de casos de negligencia médica porque muchos casos no se reportan por miedo o falta de conocimiento sobre los derechos de pacientes. 

 

La gente se está muriendo y no solo por la pandemia. México está enfrentando dos enfermedades: la propagación viciosa de Covid-19 y la insidiosa falta de atención médica de calidad. La falta de fondos apropiados está creando una situación donde los hospitales se están llenando y los pacientes que sí pueden entrar están enfrentando complicaciones o muerte por errores evitables. Hasta que el gobierno de los fondos adecuados, la gente seguirá sufriendo en estos hospitales asesinos.