,

I obtained a second citizenship from my home country, and you should too

Illustration by Jonathan Valenzuela Mejia

I’ve always been aware of my Guatemalan nationality, as my parents often told my siblings and I to embrace that heritage and be proud of our origins. I hadn’t really thought about ever needing another passport until I realized that the United States isn’t in the best position right now, and I realized that I might want to move to another country in the future.

Although Guatemala isn’t the most stable country either, it’s my ancestral homeland and most of my family still resides there. I figured it wouldn’t cost me anything to look into becoming a citizen, given that both of my parents are Guatemalan citizens. As I looked into the process, I realized that it wasn’t as hard as I had initially believed, and by becoming a citizen of Guatemala, I would have a Plan B in case things go sour in the United States.

All Latin American countries base their citizenships on two standards, jus soli (right by soil) and jus sanguinis (right by blood). Most countries in the Americas give citizenship to anyone born within their territory but all countries in Latin America grant citizenship to those born abroad. Guatemala, in this case, grants citizenship to the children born to their citizens abroad; in this situation, my siblings and I. The Guatemalan constitution states that I have the right to claim Guatemalan citizenship and that I only had to follow the procedure in order to claim it

This is the situation for most, if not all, Latin American countries- from Mexico and El Salvador to Ecuador, Brazil, and Colombia. Basically, if your parents or grandparents emigrated from a Latin American country to the United States, you likely have the right to get citizenship from your ancestral country. But why go through this process? For some countries, the process can be a long bureaucratic mess and it would have been for me as well if I had started this process after I turned 18. I did most of this process at 17 which simplified it and allowed me to use the process available to minors. In some countries, like Costa Rica or Bolivia, and in my case, Guatemala, there are simplified processes available. My parents just had to register me at the Guatemalan consulate and bring my birth certificate, their birth certificates, and Guatemalan identity cards as well as proof of local residency. The process was free and took only a little over an hour. However, I did have to wait a few months to be registered in Guatemala, as they sent the paperwork from California to Guatemala City. Afterward, I received my Guatemalan birth certificate, which eventually allowed me to get my Guatemalan passport and identity card. 

Again, why go through the process of obtaining dual citizenship? 

1. You have another country you can go to in case of any emergency that may encourage you to leave the U.S. You truly never know what tomorrow will bring and with another passport for a different country, you’ll have a Plan B already lined up.

2. You can get another passport! Some countries allow you to travel for less or even without a visa which is not always the case with the American passport. For example, the Guatemalan passport for the most part is “weaker” than the American passport, meaning that you can enter fewer countries without a visa. However, holding dual citizenship has its own benefits. In some cases, entering a country with your second citizenship can be more affordable than using American citizenship. For example, it’s cheaper to enter countries like Paraguay or Turkey as a Guatemalan instead of an American citizen

Be warned though! The United States allows you to have multiple citizenships and passports but you have to enter and exit the country with your American passport! So if you do end up getting another passport, make sure you always leave and come back to the United States with your U.S. Passport.

3. Holding citizenship in your familial homeland also allows you to have rights to any inheritance that your family may leave you. For example, in Mexico, it’s harder to inherit land as a foreigner than a citizen. If your parents or grandparents have property in their native homelands that they want to leave to you, it’s beneficial to be a citizen of that country. Oftentimes, many countries make it more difficult for non-citizens to own and retain land. Again, in Mexico, foreigners alone can’t own land within “restricted zones” but citizens can own land anywhere in the country. Obtaining dual citizenship would allow you to inherit those properties with less bureaucratic issues.  

4. Obtaining dual citizenship is not a huge inconvenience in the case of most countries. Even with some bumps in the road, it’s something that is worth pursuing. Some countries like the Dominican Republic, Panama, or Cuba do charge quite a lot to do this process. Others such as Chile, Peru, or Argentina charge nothing at all. It all really depends on what countries you have ancestry from. Wealthy people often buy citizenship with other countries in order to have a different passport by hiring companies like Nomad Capitalist. You, on the other hand, have the option to do so without having to spend hundreds of thousands of dollars.

5. Do it for your ancestry and family! Being a citizen of your home country may give you a closer connection to your homeland and make you more proud of your own roots. Personally, whenever I see my Guatemalan passport, I feel directly connected to my roots.

6. A bonus to having dual citizenship in a Latin American country is that if you ever want to move to Spain, you can obtain citizenship in two years! According to the Spanish Ministry of External Affairs, “nationals of Ibero-American countries, Andorra, the Philippines, Equatorial Guinea, Portugal or persons of Sephardic origin” can obtain Spanish citizenship by residency in two years. This means that if you are a citizen of a Latin American country, you only have to legally reside in Spain for two years before being eligible for citizenship. However, do note that studying in Spain does not count towards the two years, so you’ll need to have a job or some other valid residency in Spain. 

Ultimately, do keep in mind that for some, the process of obtaining dual citizenship may not be easy. Although my process was relatively simple, if I were to have started the process after I turned 18, it would have required the assistance of a lawyer in Guatemala and a lot of additional paperwork. Regardless, it’s vital that you do your research on your country or countries of origin and see what procedures they have in place for obtaining citizenship. For most countries, the citizenship process starts at the country’s consulate, so use your nearest consulate as a valuable resource and contact them through their Facebook, phone number, or email.

Overall, I don’t regret going through the process of obtaining dual citizenship. It’s cool to have a second passport and once travel reopens, it’ll become a lot more useful. Do yourself a favor and go get your second citizenship!

, ,

Yo obtuve una segunda ciudadanía de mi país natal, y tu deberías hacerlo también.

Illustration by Jonathan Valenzuela Mejia

Siempre he sido consciente de mi nacionalidad Guatemalteca, debido a que mis padres siempre nos decían a mis hermanos y yo que teníamos que aceptar nuestra herencia cultural y estar orgullosos de nuestros orígenes. Yo nunca había pensado necesitar otro pasaporte hasta que me di cuenta que los Estados Unidos no están en la mejor posición ahorita y pensé que en el futuro, quisiera mudarme a otro país.

Aunque Guatemala tampoco es el país más estable, es mi patria ancestral y la mayoría de mi familia aún vive ahí. Yo pensé que costaría nada en buscar el proceso para hacerme ciudadano, dado que mis dos padres son ciudadanos guatemaltecos. Cuanto más averiguaba sobre el proceso, me di cuenta que el proceso no era tan difícil como yo pensaba al principio. En haciéndome ciudadano de Guatemala, yo tendría un Plan B en caso que las cosas empeoren en los Estados Unidos.

Todos los países latinoamericanos basan sus ciudadanías en dos estándares, el jus soli (derecho por tierra) y el jus sanguinis (derecho por sangre). La mayoría de países en América brindan ciudadanía a cualquier persona nacida en su territorio pero todos los países en Latinoamérica dan ciudadanía a esos hijos nacidos en el extranjero a sus ciudadanos. En este caso, Guatemala brinda la ciudadanía a hijos nacidos a sus ciudadanos en el extranjero, en esta situación, mis hermanos y yo. La constitución guatemalteca actualmente dicta que yo tengo el derecho de reclamar mi ciudadanía guatemalteca y que yo solamente tenía que seguir el procedimiento dictado para reclamarlo.

Esta es la situación para la mayoría, sino, todos los países Latinoamericanos, desde México y El Salvador a Ecuador, Brasil y Colombia. Básicamente, si tus padres o abuelos emigraron desde un país latinoamericano, tú probablemente tienes el derecho de obtener la ciudadanía de ese país. ¿Pero por qué pasar por este proceso? Para unos países, este proceso puede ser un desastre largo burocrático y hubiera sido para mi también si hubiera comenzado este proceso después de que cumpliera dieciocho años. Actualmente, yo hice la mayoría de este proceso a los diecisiete años, que simplificó el proceso y me permitió utilizar el proceso disponible solo para los menores de edad. En países como Costa Rica o Bolivia, y en mi caso, Guatemala, hay procesos simplificados disponibles. Mis padres solamente tenían que registrarse al consulado guatemalteco y traer mi acta de nacimiento, sus actas de nacimiento y sus tarjetas de identidad guatemaltecas además de una evidencia de residencia. El proceso fue gratuito y solo tardó más de una hora. Pero, tuve que esperar unos meses para poder ser registrado en Guatemala, debido a que el papeleo fue enviado de California a Ciudad de Guatemala. Después, obtuve mi acta de nacimiento guatemalteco, con la cual pude obtener mi pasaporte y tarjeta de identidad guatemalteco.

 

¿Pero porqué pasar por este proceso para obtener la doble ciudadanía?

1. Tienes otro país a cual tu puedes ir en caso de lo que sea, como una emergencia que te cause querer mudarte de los Estados Unidos. Deberas que nunca sabes lo que mañana traerá y con otro pasaporte de un país diferente, tendrás un Plan B ya alineado.

2. ¡Puedes obtener otro pasaporte! Unos países te permiten viajar por menos o hasta sin una visa, que no siempre es el caso con el pasaporte estadounidense. Por ejemplo, el pasaporte guatemalteco, para la mayoría, es más “débil” que el estadounidense, significando que uno puede entrar a menos países sin visa. Pero, teniendo doble ciudadanía tiene sus beneficios. En algunos casos, entrar a un país con una segunda ciudadanía puede ser más barato que usando la ciudadanía estadounidense. Por ejemplo, es más barato entrar a países como Paraguay o Turquía como guatemalteco y no un estadounidense

¡Cuidado! Aunque los Estados Unidos te permite múltiples ciudadanías y pasaportes, siempre tienes que entrar y salir de los Estados Unidos con tu pasaporte estadounidense. Entonces si al final consigues otra ciudadanía, asegúrate de que siempre salgas y entres a los Estados Unidos con tu pasaporte estadounidense. 

3. Teniendo la ciudadanía en tu patria familiar también te permite tener derechos sobre cualquier herencia que tu familia pueda dejarte. Por ejemplo, en México es más difícil heredar tierras como extranjero que como ciudadano. Si tus padres o abuelos tienen propiedades en sus países de origen que quieren dejarte, es beneficioso ser ciudadano de ese país. A veces, muchos países no permiten o dificultan el proceso para que los extranjeros posean y retengan tierras. Nuevamente, en México, los extranjeros por sí solos no pueden poseer tierras dentro de “zonas restringidas,” pero los ciudadanos pueden poseer tierras en cualquier parte del país. Obtener la doble ciudadanía te permitiría heredar esas propiedades con menos problemas burocráticos.

4. Obteniendo la doble ciudadanía no es un gran inconveniente en el caso de la mayoría de los países. Aún con obstáculos en el camino, es algo que vale la pena seguir. Algunos países como la República Dominicana, Panamá o Cuba cobran bastante por hacer este proceso. Otros países como Chile, Perú o Argentina no cobran nada. En realidad, todo depende de los países de los que tu tengas ascendencia. Las personas adineradas suelen comprar la ciudadanía de otros países para tener un pasaporte diferente por contratar empresas como Nomad Capitalist. Tú, por otro lado, tienes la opción de obtener otra ciudadanía sin tener que gastar cientos de miles de dólares.

5. ¡Hazlo por tus orígenes y tu familia! Ser ciudadano de tu país de origen puede brindarte una conexión más cercana con tu país de origen y hacer que te sientas más orgulloso de tus propias raíces. Personalmente, cada vez que veo mi pasaporte guatemalteco, me siento más conectado con mis raíces.

6. Una ventaja de tener doble ciudadanía en un país latinoamericano es que si alguna vez quieres mudarte a España, puedes obtener la ciudadanía en dos años. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores español, “los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o personas de origen sefardí” pueden obtener la ciudadanía española por residencia en dos años. Esto significa que si eres ciudadano de un país latinoamericano, solo tienes que residir legalmente en España durante dos años antes de ser elegible para la ciudadanía. Sin embargo, ten en cuenta que estudiar en España no cuenta para los dos años, por lo que necesitarás tener un trabajo o alguna otra residencia válida en España.

 

En fin, ten en cuenta que para algunos, el proceso de obtener la doble ciudadanía no será fácil. Aunque mi proceso fue relativamente simple, si hubiera comenzado el proceso después de cumplir los dieciocho años, hubiera requerido la asistencia de un abogado en Guatemala y mucho papeleo adicional. Es vital que investigues sobre tu país o países de origen y veas qué procedimientos tienes que seguir para obtener la ciudadanía. Para la mayoría de los países, el proceso de ciudadanía comienza en el consulado del país, así que usa tu consulado más cercano como un recurso valioso y contáctelos a través de su Facebook, número de teléfono y correo electrónico.

En general, no me arrepiento de haber pasado por el proceso de obtener la doble ciudadanía. Es genial tener un segundo pasaporte y, una vez que se vuelva a viajar, será mucho más útil. ¡Hazte un favor y obtén tu segunda ciudadanía!

Atrapado en un círculo: una apropiación de aros

Illustration by Jessica Martinez

 

Written by: Sandra Ocampo

Translation by: Claudia Ledesma Rodriguez

 

Oro, plata, grande, pequeño, borlas, y decoraciones: los aretes de aros vienen en una variedad única de representaciones y motivos coloridos.

Enraizada en la cultura Latinx, los aros representan la “sazón” de los grupos minoría que usan estos accesorios para significar y representar su solidaridad hacia su cultura e identidad. Una vez vistos como de clase baja y desagradables, los aretes de aros ahora han emergido como una tendencia popular entre celebridades y desfiles de moda. La élite de la moda ha cultivado los aros como provocadores, elegantes y de moda mientras las minorías eran subestimadas por sus elecciones de moda “desagradables.”

Desde Hailey Bieber a Taylor Swift, estas celebridades han formado parte de la tendencia de los aros y han sido etiquetados “elegantes” como resultado. Considerando a aquellos que han sido venerados como participantes de una nueva tendencia (mayormente mujeres blancas), uno debe hacerse la pregunta: ¿Por qué es aceptable que ellos usen aros, mientras que los grupos minoría son escudriñados por sus aros?

En un artículo por Refinery 29, la historia de los aretes de aro se dio a conocer desde la época de 1500 A.C. Egipto, continuando a una “época dorada” de piratería donde piratas se adornaban con aros. Sin embargo, recientemente, los aretes de aro han sido asociados con la subcultura Latinx “chola.” La subcultura “chola” nació de los vecindarios mexicanos de clase obrera en el sureste de California e incorpora los aros como una identidad; también fue una parte esencial de otras comunidades de la clase obrera, como los de las comunidades Latinxs y Negras. A través del tiempo, los aretes de aro han grabado su importancia a través de grupos subrepresentados, cimentando su presencia en la historia al demostrar que han existido mucho antes de que fueran “tendencia.”

En su artículo del New York Times, Sandra Garcia cuenta una historia similar. Garcia cuenta cómo se sintio empoderada con los aretes de aro, “aros de oro – grandes, anchos, estilo bambú, pequeños o delgados eran una extensión de nuestra chispa, nuestro estilo y de nosotras.” En un giro inesperado, frecuentemente Garcia perdería un aro y llevaría una colección única de aretes de aro sin par y usaría aretes que no coincidían. Ella creía que durante la época de 1990 los aretes de aro que no coincidían “estaban de moda.” Aunque a medida que ella crecía dejó de usar aros. Su decisión provenía del miedo de que los aros pintaran a Garcia como “demasiado ruidosa, muy visible, muy ‘ghetto’ muy negra.” La dicotomía entre Garcia sintiéndose empoderada contra sentirse cohibida sobre los aros demuestra cómo la sociedad arroja una luz negativa sobre identidades culturales. 

Las preguntas obvias que se presentan son entonces: ¿Por qué no es aceptable que las mujeres de minoría practiquen y proyecten sus identidades a través de los aretes de aro?, ¿Por qué cuando una mujer blanca usa los aretes de aro se dice que son hechos para verse bien, chidos, o de moda? 

Ruby Pivet, una escritora Latinx, repitió estas preguntas en su artículo para Vice. Pivet menciona que la revista Vogue declaró los peinados recogidos y aros como el “mayor duo del verano”, mientras le dió el crédito a una mayoría de modelos blancos. Pivet dice, “Mujeres blancas no crearon la ‘tendencia’ de aretes de aros sobredimensionados y todavía son quienes están siendo elogiadas por poner el estilo ‘atrevido.’” En contraste, mujeres de color enfrentan detención y estereotipos raciales por retratar sus identidades en la forma de aros.

En el 2015, la colección de verano Givenchy consistió de modelos adornados con aretes faciales, aros, y cabellos de bebé. En una crítica por la revista Vogue, el show de modas fue referido como inspiración de “Chola Victoriana.” Ninguna modelo se identificaba como Latinx y la mayoría de ellas eran mujeres blancas. Al show le faltaba la representación de la tal llamada inspiración del cual basaron alrededor su show. En referencia a los cabellos de bebe usados en el show de moda, Philip Picardi menciona que, “el mensaje que esto envía, aunque con suerte sea inadvertido, es que los cabellos de bebé pueden verse ‘chic’ en mujeres blancas, pero aun ‘hood’ en Latinas y mujeres negras.” La misma ideología puede aplicar a los aretes de aro en el sentido que aros en mujeres de color son vistos como “ghetto,” mientras que en mujeres blancas están en “estilo.”

La cultura moda Latinx, fuertemente malentendido por grupos dominantes privilegiados, ha sido disecado para erradicar las fuentes originales de objetos de moda. Francis Solá-Santiago expresó en su artículo para la revista Glamour que vio previamente a los aretes de aro como un rito de paso y como reliquias pasadas por generaciones. Sin embargo, se hizo aparente que con el fin de parecer “pulida” o tomada en serio ella tendría que en su vestir, reprimir sus accesorios. Esta idea equivocada fue desafiada por Alexandria Ocasio-Cortez, una demócrata puertorriqueña del Bronx, cuando ella fue juramentada en el congreso. Ocasio-Cortez uso lápiz labial rojo brillante, un traje de pantalón blanco, y sus aros. A través de este acto ella revirtió el estigma detrás de los aros al adueñarse de su herencia y transmitió el mensaje que los aretes de aro son poderosos. En una declaración de Twitter Ocasio-Cortez dijo, “La próxima vez que le digas a las chicas del Bronx que se quiten sus aretes de aro, pueden solo decir que se están vistiendo como mujeres del congreso.” Como mencionado por Solá-Santiago, Ocasio-Cortez desafío el estatus quo y demuestra que las mujeres Latinx “no deben sacrificar su identidad por el éxito profesional.” Congresista Ocasio-Cortez representa que las mujeres Latinx pueden tener posiciones de poder sin sacrificar su cultura independientemente de divergir de lo que es convencionalmente visto como profesional. 

Los aretes de aro pueden aparentar insignificantes, pero representan más que una simple tendencia. La cultura detras de ellos vienen de una historia de opresión y exclusión para mujeres de color quienes los usan. Los aros representan resistencia contra la apropiación que convierte la expresión de cultura en moda. Sin importar, la cultura de la moda dominante pasará al siguiente objeto de apropiación, pero depende de la mujer que usa aros reclamar la cultura que forma sus identidades. 

,

Abyss

Illustration by: Haven Jovel Morales

 

Submerged myself 

Into your waters. 

Baptized in a pool 

Of sorrow. 

 

Cement filled scars 

Sink me 

Into the depths of 

        y

              o

                    u

                             r

         Cold, 

Dark

Lifeless

                w

  a

          t

                            e

                          r

                                 s. 

        

I scoured for pockets 

Of warmth, 

But still cold nothingness

Was commonplace.  

Deafening silence filled that abyss,

But still I sought to find warmth. 

 

Beams of light 

Glitter in

 jad/ 

/ed 

pixels.  

Skimming the water’s surface. 

I emerge from you, 

My love,

jad/

/ed.

You, My love,

                                                   Who has hurt me.

 

I emerge from your abyss 

Lonely 

and

 bro/

/ ken.

Doom Scrolling through the Darkness

Illustration by Haven Jovel Morales

 

Throughout the pandemic, there have been way too many instances where I’ve found myself endlessly scrolling through the disheartening cycles of COVID-19 news. This phenomenon, often referred to as doom scrolling, became more and more common during the pandemic, as staying caught up on news about the virus became essential to our safety. While staying informed is important, constantly being reminded of the tragic events happening around us when we log onto social media can have a negative effect on our mental health. 

First of all, it’s important to note doom scrolling is not our fault. Gathering information is part of our brain’s natural response to stressful situations. According to clinical psychologist Dr. Amelia Aldeo, our minds are set up to look for potential danger and “the more time we spend scrolling, the more we find those dangers, [and] the more anxious we get,” which leads to more time spent looking “for information to confirm this anxiety.” This, in combination with the way that social media platforms are designed to keep us engaged for as long as possible, makes it difficult not to doom scroll, as we lose track of time scrolling through our phones. 

Doom scrolling can be harmful because it can lead to heightened feelings of stress, anxiety, and helplessness. It can also cause stress-related physical symptoms such as headaches, muscle tension, fatigue, or trouble falling asleep. On top of this, falling into a news rabbit hole in the middle of a school day and absorbing heavy information in the process can make it extremely difficult to return to work and keep focus. 

When I noticed that doom scrolling was beginning to negatively affect me, I started looking for ways to consume news mindfully, instead of helplessly. 

Here are some of the tips I found to consume news mindfully: 

  1. Check in with yourself. When looking for information about COVID-19 or anything else that could be seen as stressful, periodically ask yourself if you have found the information you were initially looking for. If the answer is yes, stop looking! Be careful not to fall down the rabbit hole!
  2. Set Limits. Delineate specific times during the day to consume news. Set a timer for how long you will read the news for. 
  3. Curate your social media feed. Oftentimes, social media platforms such as Instagram or Twitter act as news outlets. Although these platforms can be helpful ways to stay informed, sometimes we can see negative news when we aren’t ready for it or consume opinions instead of reliable news sources. Mindfully following sources who provide reliable information and making sure to balance your social media feed with low-stress accounts that make you feel good can be very important.
  4. Set yourself up for success. Identify the times of day that you are more likely to spend time doom scrolling. For example, if you are prone to doom scrolling before going to sleep, try to set your phone down before getting into bed. 
  5. Consume different types of media. Nowadays, news sources are focused on getting information out as soon as possible. When speed is a priority, some information may be incomplete or inaccurate, as it takes time to investigate the full scope of a situation. Consuming “just in” news sources may be overwhelming; looking towards “slower” sources such as newspapers or news magazines may be a way to avoid the initial panic of an event and read news without falling into doom scrolling. 

 

As the pandemic continues, shifting our focus from doom scrolling to mindful consumption of news is an important way that we can protect our mental and physical health. Identifying areas where we can set boundaries within our own lives has never been more important, as we continue to confront new challenges.

Hospitales asesinos y covid-19 en México

Ilustración: Haven Morales

 

Advertencia de contenido: muerte

México está enfrentando una crisis que solo se puede empeorar mientras Covid-19 sigue impactando el país. Después de años de negligencia, el sistema de cuidado de salud mexicano está enfrentando una avalancha de casos de Covid-19 que los hospitales no están equipados para manejar. Mientras la necesidad de atención médica crece y los recursos escasean, los hospitales están experimentando un nivel abrumador de muertes.

 

El sistema de cuidado de salud de México consiste de opciones privadas y públicas. El gobierno mexicano ofrece tres sistemas públicos: el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) y el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS). INSABI es la versión renovada del programa Seguro Popular, el programa de cuidado de salud anterior que proveía cuidado a mexicanos de bajos ingresos. El ISSSTE es el programa diseñado para proporcionar cuidado de salud y seguro social a los empleados del estado y sus familias. El IMSS es la organización que proporciona cuidado de salud a empleados del sector privado y extranjeros trabajando en México. En los dos programas del ISSSTE e IMSS, los empleados deben de hacer contribuciones y son descontados de sus salarios para mantener cuidado de salud.

 

El gobierno mexicano gasta poco en programas de salud. En 2019 el gobierno gastó 2.8% de su Producto Interno Bruto (PIB) en el sistema de salud del gobierno. Esta tendencia continuará según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico; en medio de una pandemia global en 2020, México descendió aún más a solo 2.5%. La Organización Panamericana de la Salud (OPS), la oficina regional de las Américas para la Organización Mundial de la Salud, recomienda que los países dediquen por lo menos 6% de su PIB al gasto público de salud.

 

Mientras el gobierno mexicano sigue gastando menos en el cuidado de salud, la población ha mantenido un aumento constante- creciendo por más de 15 millones de personas de 2010 a 2019. El Covid-19 ha azotado México con más de un millón de casos reportados y más de 140,700 muertes a partir de enero. El Banco Mundial también observó que solo había 1.5 camas de hospital disponibles por cada 1,000 personas en 2015 y 2.4 médicos por cada 1,000 personas en 2017. Estas estadísticas se han exacerbado aún más por causa del Covid-19. La combinación de una mayor demanda de camas de hospital debido a Covid-19 y la falta de fondos suficientes para el sistema de salud ha creado un nivel de atención médica inadecuada y, en muchos casos, a negligencia médica. 

 

A principios de noviembre 2020, El Universal reportó que 10% de hospitales Covid-19 en México estaban a capacidad completa. Este reporte observó que por lo menos 94 de los 949 hospitales estaban reportando que ya no tenían camas disponibles, respiradores o espacio en sus unidades de cuidados intensivos. Los hospitales públicos y privados ahora enfrentan el problema de llegar a capacidad completa.

 

En una queja compartida con Metropoli, un grupo de trabajadores de un hospital del ISSSTE reportaron que el hospital se estaba convirtiendo en una base de contagios de Covid-19 porque pacientes de covid estaban siendo mezclados con pacientes que no habían estado expuestos a Covid. El hospital también no se estaba desinfectando apropiadamente. En un artículo del New York Times, varios doctores y enfermeras admitieron que habían visto muchos casos de muertes evitables causadas por negligencia. Ellos contaron casos de pacientes muriendo por causa de personal sin experiencia accidentalmente desconectando el equipo de soporte de vida, señales vitales que no fueron monitorizadas y camas que fueron abandonadas. 

 

Antes de covid-19, quejas sobre negligencia médica en contra del sistema de salud ya eran comunes. De acuerdo a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), en 2019 hubieron 17,358 quejas oficiales sobre negligencia médica reportadas a la comisión. Estas estadísticas de 2019 muestran un incremento de 22% en quejas hechas desde 2016 y sólo cubren las quejas oficialmente reportadas. Una entrevista con Fernando Aviléz Tostado, el presidente de la fundación No Más Negligencia Médica, observó que estas cifras son estimados extremadamente bajos del número actual de casos de negligencia médica porque muchos casos no se reportan por miedo o falta de conocimiento sobre los derechos de pacientes. 

 

La gente se está muriendo y no solo por la pandemia. México está enfrentando dos enfermedades: la propagación viciosa de Covid-19 y la insidiosa falta de atención médica de calidad. La falta de fondos apropiados está creando una situación donde los hospitales se están llenando y los pacientes que sí pueden entrar están enfrentando complicaciones o muerte por errores evitables. Hasta que el gobierno de los fondos adecuados, la gente seguirá sufriendo en estos hospitales asesinos.

,

Killer Hospitals and COVID-19 in Mexico

Illustration by: Haven Morales

 

CW: death

Mexico is currently facing a crisis that will only get worse as COVID-19 continues to impact the country. After years of neglect, the Mexican healthcare system has been facing an onslaught of COVID-19 cases that the hospitals are not properly equipped to handle. With the rising need for medical attention and a lack of resources, hospitals are seeing an overwhelming amount of death. 

 

Mexico’s healthcare system consists of both public and private options. The Mexican government itself offers three public systems: the Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), the Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), and the Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS). INSABI is the 2020 revamp of the Seguro Popular, the former healthcare system that was meant to provide healthcare to low-income Mexicans. ISSSTE is a program designed to provide healthcare and social security to federal employees and their families. IMSS is the organization that provides healthcare to private-sector employees and foreigners working in Mexico. In both the IMSS and ISSSTE, contributions must be made by the employee so funds are discounted from employee’s salaries to maintain healthcare coverage.

 

Government spending on healthcare is extremely low within Mexico. In 2019, the Mexican government only spent 2.8% of its GDP on the domestic government health system. This trend would continue, according to the Organisation for Economic Co-operation and Development, amid a global pandemic in 2020 in which Mexico has lowered this down to only 2.5%. The Pan American Health Organization (PAHO), which is the regional office of the Americas for the WHO, recommends that countries dedicate a minimum benchmark of 6% of GDP to the public expenditure on health. 

 

While Mexican government spending on healthcare has declined, the population has maintained a steady increase, growing by over 15 million people this last decade. COVID-19 has hit Mexico hard with over a million cases reported and over 140,700 deaths as of mid-January. The World Bank also noted that there were only 1.5 hospital beds per 1,000 people in 2015 and 2.4 physicians per 1,000 people in 2017. These statistics have been further exacerbated by COVID-19. The combination of increased demand for hospital beds due to COVID-19 and the lack of sufficient funding for the healthcare system has led to inadequate medical attention and, in many cases, medical negligence. 

 

In early November of 2020, El Universal reported that 10% of COVID-19 hospitals in Mexico were at full capacity. This report stated that a minimum of 94 of the 949 hospitals were reporting that they no longer had any beds, respirators, or spaces in their intensive care units available for new patients. Reaching their full capacity has become a problem for both public and private hospitals. 

 

In a complaint shared with Metropoli, a group of ISSSTE hospital staff reported that the hospital they worked at was a hotbed for COVID-19 infections as COVID-positive patients were being mixed with patients who had not been exposed to COVID. The hospital was also not being disinfected properly. In an article by the New York Times, several doctors and nurses admitted that there were many cases of preventable deaths that had been caused by negligence. They also recounted cases where patients died due to inexperienced staff members accidentally unplugging life support equipment, neglecting vital signs, and abandoning hospital beds.

 

Before COVID-19, complaints of medical negligence were already common in Mexico. According to the National Commission of Medical Arbitration (CONAMED), 2019 saw 17,358 official medical negligence complaints made to the commission. The 2019 figure shows a 22% increase of complaints since 2016 and this only covers the official complaints recorded. An interview with Fernando Aviléz Tostado, the president of No More Medical Negligence, noted that these figures are extremely low estimates of the actual number of cases of medical negligence as many go unreported due to people’s fear or lack of knowledge about their rights.

 

People in Mexico are dying and it’s not just because of the pandemic. Mexico is battling two deadly diseases: the vicious spread of COVID-19 and the insidious lack of quality healthcare. The lack of proper funding is creating a scenario where hospitals are reaching total capacity and patients that are admitted are facing complications or death from preventable errors. Until adequate funding is given, people will continue to suffer in these killer hospitals.